Half Empuriabrava 2015

La primera de las 3 últimas pruebas de la temporada ya es historia. No salió como quería o como esperaba, las sensaciones no fueron las mejores y los ritmos, sin ser malos, no me dejaron para nada satisfecho, fue un día extraño donde quizás mi mayor fallo fue querer exigirme más de lo que podía dar.
Llegaba a la prueba motivado, con ganas, con el buen sabor de boca que me dejó la prueba el año pasado con ese 9º puesto general y una gran remontada a pie, posiblemente, la falta de ritmo de competición este año me haya castigado como nunca a la hora de querer competir como antes….el caso es que, aunque pude terminar entre los 25 primeros, el como pasó todo durante la prueba no me gustó, no me llenó.
unnamed (39)
Comenzó bien, con una natación muy rápida, muy limpia, sin golpes, y pudiendo nadar de lujo, la transición larga posterior solo era un indicio más que la mañana sería larga, transición rápida, y salida en bici a piñón, queriendo estar en cabeza desde el inicio, a las primeras de cambio pierdo un bidón, con lo que la cosa empieza a torcerse, luego me veo envuelto en un grupo de triatletas en el que, primero por las características del recorrido y la carretera estrecha no puedo deshacerme de ellos, ni ellos se marchan, no yo puedo marcharme, con lo que entramos en una dinámica que, sin hacer drafting descarado e intentando salvar distancias, ni unos ni otros cedían, con lo que el ritmo de carrera era grupal, no individual, algo que no hizo más que rallarme más y no dejarme competir a gusto, al final la propia selección natural dejó a cada uno en su sitio, eso si, tras pasar por otro grupo más y buena parte de la carrera arrastrado….los que me conocéis sabeís que no me gusta este tipo de carreras y que no vuelvo a aquellas que toleran el drafting y que piden tolerancia a los oficiales, ayer no me sentí a gusto dándolo todo en bici pero sin dejar de estar rodeado buena parte de la carrera, sin intención explicita de “chupar rueda” como otros muchos, pero rodando un rato en “grupo”, este tramo ciclista me resultó eterno. Después tocó correr, intentando correr en progresión como el año pasado pero sin éxito, manteniendo ritmos aceptables los primeros 15 km y dejándome llevar los últimos 6 sin nada más que poder hacer, ni ganar ni perder puestos…una carrera extraña para mi en un entorno espectacular, de gran organización y en la que voluntarios y organización se lo curraron a lo grande para que el triatleta compitiera a gusto, algo muy de agradecer y que hay que tener en cuenta aunque yo no esté satisfecho, a nivel personal, de mi carrera, eso no puede ensuciar nunca un gran evento.
Nos levantamos con tiempo suficiente para poder desayunar tranquilos y reposar ese desayuno antes de dirigirnos a boxes para terminar de preparar la bicicleta y todo lo demás necesario para la prueba, y es que esto de comenzar un half a las 9 de la mañana es un gran acierto, sin madrugones no necesarios para los participantes y, sobretodo, para los acompañante.
Una vez todo chequeado, Dani y yo nos dirigimos a la playa de salida, para dar unas brazadas y definir la estrategia de salida, el agua, algo fresquita, bastante calmada y con ligera corriente, estaba bastante turbia, con lo que ver los pies o los compañeros de grupo nadando no sería nada fácil.
Una vez preparados, atendemos las últimas indicaciones de la organización y nos colocamos, más o menos, avanzados, en segunda o tercera fila, eso sí, buscando el interior camino a la primera boya, en las primeras filas había demasiados nervios y queriendo evitar golpes y con distancia suficiente por medio para que cada uno encontrara su sitio no valía la pena pelearse.
Salida y comenzamos a nadar abriéndonos al máximo por la derecha mirando la primera boya, Dani por mi derecha, chocamos un par de veces antes que pase un poco por delante mío, mientras por mi izquierda y por detrás se sucedían golpes y más golpes, nervios para llegar a coger la cuerda en la primera boya. Llega un grupito destacado por delante, después Dani con un par de triatletas más y yo, con otro par de triatletas a mi alrededor, a partir de ahí todo más fácil ya para nadar, una linea recta de hasta 11 boyas en la que luego girar, giro de 180º, y volver 8-9 boyas más antes de encarar la salida.
Esas diferencias hechas en esa primera boya fueron ya determinantes para la natación, poco variaría la situación de carrera en la T1. Me sentía bien nadando, con relativa comodidad y sin poder mirar en ningún momento el reloj para ver si correspondían esas buenas sensaciones con el ritmo de nado, pero el no querer perder gas, el querer controlar en todo momento las boyas a seguir y el estres provocado por los triatletas de mi alrededor no me dejaron respirar mucho.
Confiaba en poder llegar a Dani en breve, pero la diferencia aumentaba y disminuía por momentos, el grupo de triatletas se iba estirando poco a poco cada vez más, aunque sin conseguirse distancias muy significativas, la corriente ligeramente a favor nos permitía ir a todos, cómodos y rápidos. Al giro en la última boya, comenzó otra natación muy distinta, donde unos triatletas sí que intentaban seguir la linea de boyas que habíamos dejado atrás pero, ahora por el interior, mientras que otros ya empezaban a trazar una línea más interior enfocados en la última boya, aunque esa última boya ni se veía de dentro del agua y además quedaba muy lejos todavía, con lo que la mejor opción que veía era seguir próximo a las boyas.
Recuerdo avanzar un solo puesto y seguir con Dani a la vista pero sin poder alcanzarlo, tampoco era momento de hacer esfuerzos extras para conseguir algún segundo menos cuando eso no repercutiría, o no debía repercutir en una bici de 90 km sin drafting.
La vuelta, también rápida, solo cuesta un poco más que la ida, con lo que pronto llegamos a esa boya roja, de nuevo de giro y encaramos la salida, con apenas 150 metros más que nadar, por delante no más de 5 triatletas, entre ellos Dani, con lo que el segmento de natación había salido bastante bien.
Consigo salir 7º del agua, dos puestos peor que el año pasado solamente, pero con un gran tiempo, 27.53 para los 2110 metros que salieron, transición rápida, aunque esa carrera tras la natación siempre resulta demoledora para mi.
Voy mentalizándome de los pasos a realizar al llegar a boxes para poder ir así lo más rápido posible, llego, animo a Dani y me quito el traje de neopreno, me coloco el casco de la bici, las gafas, el dorsal y el mallot ciclista con la comida para el sector ciclista, agarro la bici y salgo a por esos 90 km.
unnamed (37)
Primer tramo por el paseo marítimo, algo complicado con muchos giros difíciles y en los que los nervios iniciales pueden jugarte una mala pasada, en uno de estos giros, un agujero del asfalto me salta el bidón del manillar, por momentos dudo de si parar o no, finalmente decido seguir y no perder el tren de carrera. Salgo del paseo marítimo y encaro una larga recta paralela a la Vía Verde, un tramo donde toca ir con cuidado también, entre agujeros y bádenes, un mal paso puede tener fatales consecuencias. Salvamos este tramo también y nos dirigimos ya al circuito donde un primer bucle, nuevo respecto al año pasado, me deja ver las diferencias con los de delante y con los de detrás al volver, en este tramo nos juntamos Arnau Bellapart, Hector Nadal, otro triatleta más y Julio Cervantes, poco más adelante nos juntaríamos también con Dani, y este fue el primer grupo en que me vi envuelto durante la bici, el ritmo era muy similar en todos, rodando rápido y a lo que prestaba el recorrido, muchas curvas, carretera estrecha y todos, más o menos, frescos, el caso es que nos sucedíamos al frente, pero ni ninguno cedía ni ninguno lograba escaparse, así rodando “juntos” pasaron unos 10 km aproximadamente, donde a veces nos separábamos más, y a veces, rodábamos bastante juntos, eso sí, sin caer en un drafting descarado.
Sobre el km 15 iniciamos otro bucle de los nuevos, respecto al circuito del año pasado, primero un descenso que separó al grupo, pero que volvió a unir la subida posterior, pudiendo observar la situación de carrera de nuevo, estaba rodando entre los 10 primeros, todo iba, más o menos, sobre la marcha.
Salimos de ese bucle para hacer otra parte nueva del circuito, la parte nueva y que era la que alargaba más el circuito para ser a dos vueltas en vez de tres como el año pasado, una recta espectacular, ancha, perfectamente asfaltada impone unos ritmos de vértigo, unos ritmos que, ahora sí, me hacen rodar en solitario, puesto que no “corro tanto”, aprovecho para comer un poco mientras ruedo al ritmo previsto.
Voy observando el pulsómetro continuamente y el pulso no tiene reposo, el circuito, aunque llanea bastante, tiene ligeros desniveles y muchos giros bruscos y radicales, que unido a algún tramo de asfalto complicado y esa tensión grupal deja sin respiro alguno esta primera hora de bici.
Punto de giro en el parking del Aquátic Park, una zona complicada, con baches y muchos giros, donde se ubica ese primer avituallamiento y el control de chip, giramos y comenzamos la vuelta hacia Empuriabrava, ahora ya conocedores de todo el circuito. Empiezo a rodar más cómodo, más suelto y en solitario, ese descenso por la rápida carretera me dejó solo, y la verdad, agradecido de ello por ese leve respiro que me pude dar. Comienzo el regreso al circuito por la carretera buena, pero se acerca de nuevo otro grupo encabezado por Manel Vaca, consigo mantenerme por delante hasta casi el final de la subida antes de volver al circuito, allí nos juntamos de nuevo, mi grupo antiguo, con Dani, y el grupo nuevo, formando ya un grupo demasiado numeroso, por suerte, la dificultad del trazado de vuelta rápidamente me hizo perderlo, marchándose todo él bien aunido.
Ruedo un rato solo hasta enlazar de nuevo con Dani, vamos alternando al frente, manteniendo las distancias legales y a ratos, más que legales, marcando varios segundos de diferencia entre nosotros, aunque el ritmo no de deja de ser muy similar, y es que esos entrenamientos juntos, se tienen que notar.
Terminamos la primera vuelta, el tramo de fin de vuelta y comienzo de la nueva sirve además de controlar de nuevo las diferencias con los de delante y los de detrás para perder un poco de gas respecto al resto de corredores, el asfalto no presta a correr y decido ser algo más cauto para no pinchar ni caer, de nuevo en uno de estos baches vuelvo a perder un bidón, por suerte el que que había cogido en el avituallamiento, quedándome uno de los míos iniciales. Al paso por boxes, cojo un botellín de agua para tomarme con otro gel más pausadamente y comenzar mejor la segunda vuelta.
Segunda vuelta complicada, durilla para mi, el calentón de piernas es importante y las sensaciones no son las esperadas, creía poder ir más suelto y rodar algo mejor, pero no es así, así que pensando en la carrera a pie y con la experiencia de las “petadas” del año pasado decido guardar un poco, sigo rodando a mi ritmo, me avanzan un par de triatletas, bastante fácil se van, y vuelvo a ver a Dani cerca, con el que consigo enlazar de nuevo sobre el km 55.
En el bucle del km 60 nos alcanzan 3-4 triatletas que ni nos pasan ni podemos descolgar, rodando de nuevo muy pareados sin hacer un drafting descarado, pero repitiendo una situación incómoda, estresante y nada placentera. Mis piernas no estaban para exhibiciones en bici, pero tampoco quería parar, con lo que me tocaba rodar allí y “sobrevivir” como podía.
Pasamos también el tramo bueno de carretera y nos vamos cruzando con algún que otro pelotón, alguno en que sí se aprecia la voluntad de los triatletas de no respetar el drafting y apostar un descarado “chupe de rueda”.
Encaramos el tramo final, los últimos 5-10 km en el que Dani, otro triatleta y yo intentamos marchar del grupo sin demasiado éxito, pudiendo abrir un poco de distancia el otro triatleta en el tramo final, después otro poco Dani y luego yo mismo, llegando algo separados a la T2.
Vuelvo a ver a Dani, le doy cuatro consejillos para la carrera y lo vuelvo a animar, para mi empieza un nueva carrera totalmente distinta a lo que esperaba, llegando algo tocado o más tocado a la carrera de lo que quería, eso sin haber rodado bien en bici.
Cuelgo la bici, me quito el casco, el mallot ciclista, me coloco calcetines y zapas, cojo 3 geles más y comienzo a correr, mentalizado para sufrir unos 90′ más, esperando poder remontar algún puesto como hiciera el año pasado.
Pronto me doy cuenta que remontar estará complicado, todos los triatletas que nos juntamos en la T2 comienzan fuerte la carrera, así que sin agobiarme demasiado intento buscar por sensaciones el ritmillo más adecuado para esos 21 km.
Primer km algo rápido, 4.13, por suerte pronto me doy cuenta que ese no es mi ritmo de carrera, con lo que aflojo un pelín y cojo el ritmo que mantendría los siguientes 14 k, siempre entre 4.20-23, rodando a un ritmo que, sin sufrir, me mantenía en carrera, a cola del grupo bueno y con cierta ventaja sobre los que venían por detrás, quizás una situación extraña y diferente que me hizo correr algo conformista.
unnamed (38)
Tomo referencias con los primeros a medida que me voy cruzando con ellos, el primero ya es el vasco que finalmente ganaría, por detrás Manel Vaca remontaba rápido y con opciones de llegar a la cabeza, algo por detrás Dani hacía otra gran remontada con opciones de progresar varios puestos…yo seguía allí, un poco en terreno de nadie, luchando por mantener el ritmo y el tipo, sensaciones no muy buenas y ritmo que no me satisfacía, quería más y así lo intentaría en la segunda vuelta de carrera, en la que todo quedaría igual, ganando dos puestos y perdiendo dos más.
Comienzo la segunda vuelta alentado por los ánimos al pase por la zona de boxes, el ritmo no aumenta pero sí me da la sensación de ir más fresco, con opciones de progresar un poco, pero por más que intento correr más rápido no lo consigo, los km se suceden en 4.20/22/23/21 con lo que tras deshacerme de un triatleta entre los km 13-14 que llegó a molestarme de tan encima que se puso corriendo a mi estela, decidí aflojar y dejarme llevar ya hasta meta, perdía un puesto en favor de Pere Marquina y ya solo me quedaba, además de no perder ninguno más, el aliciente de poder pasar a Christian Baizán antes de meta, algo que conseguí en el último km de carrera.
unnamed (35)
Una carrera, alta de pulso de inicio y final, en teoría a ritmos no muy exigentes, pero que he de reconocer que no me resultaron todo lo fáciles que esperaba….ese km final me dejó algo mejor sabor de boca, buen ritmo, sin sprint final y pudiendo disfrutar mi momento de llegada a meta….este año, me tenía que conformar con 4.34.34, bajando algún segundo incluso a mi tiempo del año pasado, después de todo no estaba tan mal el resultado, pero el “como” se produjo todo no acaba de acontentarme del todo.
Datos de carrera garmin 910: 
Swim: 27.53
T1: 2.08
Bike: 2.30.35 
Ppmed: 128
T2: 1.04 
Run: 1.32.51
Ppmed: 146 
Tiempo final: 4.34.34 
Puesto final: 22 general, 11 categoría
Distancias Garmin: (112.3 km)  2110+88.76+21.05
Ahora toca pasar página, aprender, descansar y afrontar con más ganas las dos pruebas que quedan que, si esta fue dura, las otras lo serán más!!!!
Seguimos!

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks