Triatló Olímpic de Banyoles

Hacía dos o tres años que no participaba en este clásico del circuito catalán, un clásico que cumplía este año la edición número 30. Este año suponía el Campeonato de Catalunya absoluto y estrenaba circuito, un circuito no demasiado duro, pero sí exigente y selectivo, compuesto de dos vueltas a cada uno de los sectores, natación, ciclismo y carrera a pie.

La organización dispuso las salidas de la siguiente manera, una primera con los élite masculinos, una segunda a un minuto aproximadamente con las mujeres élite y resto de participantes femeninas, una tercera, la más multitudinaria con todos los federados a cinco minutos, y una cuarta con los no federados. Al ser un circuito a dos vueltas, se podía controlar bien las diferencias con los demás participantes, pero en el agua supuso tener que hacer demasiadas esquivas y doblajes entre unos y otros, una natación complicada, en definitiva.

Mi salida, la tercera, la más numerosa y en la que habría más guerra, sería clave una buena natación y otra gran transición para poder encarar un buen triatlón, no las tenía todas conmigo, ya que la semana había sido durilla y, como siempre, la falta de chispa me caracteriza en estas pruebas tan cortas.

Realicé un buen calentamiento, primero matinal con 2 k de natación en piscina, con algún cambio de ritmo, por la tarde, ya sobre los circuitos de la prueba, 20′ de ciclismo, 2 k de carrera a pie y unos metrillos más de natación, intentando llegar lo mejor posible a la prueba y, creo que lo conseguí, se hizo lo que se pudo y se dio la cara hasta donde se pudo.

Después de ver las salidas élite masculina y la femenina, opté por la parte derecha de la salida como mejor vía, era posiblemente la más corta y en la que habría más guerra, pero debía jugar mis cartas e intentar salir a la cabeza del grupo. Salida, como viene siendo habitual, algo confusa, se oye un pitido y cuando te quieres dar cuenta ya hay decenas de nadadores nadando delante tuyo, con lo que toca ponerse las pilas y apretar.

Voy buscando el lado más derecho, llegando a rodear un poco pero siempre intentando evitar la agonía de nadar cerrado y los golpes, más o menos, lo voy consiguiendo, aunque toca ir apretando cada vez más el ritmo a medida que me acercaba a las boyas de referencia y giro. Las dos primeras boyas que forman el rectángulo a dar las dos vueltas resultan algo caóticas, como siempre, algún triatleta se salta la boya así sin más, sin castigo, otros le siguen, mientras otros nos peleamos por girar como toca y viendo el espectáculo. No quiero enfadarme, lejos de ello me motivo y aprieto un poco más el ritmo, intentando coger la cuerda de referencia camino de la tercera y cuarta boya, después de un sprint no demasiado largo lo consigo, me pongo delante de un pequeño grupo de triatletas, levanto la cabeza poco, solo para controlar las diferencias con los de delante, para guiarme tengo la cuerda que me lleva muy recto.

Me siento bien, buenas sensaciones y puedo apretar un poco más, llegando a irme de ese grupo, donde llevaba un par de pesados tocando todo el rato los pies y mis piernas, alcanzo a otro nadador con el que giro las dos siguientes boyas para encarar ya la segunda vuelta, momento en el que enlazamos con otros tres triateltas, por delante no veo más de 3-4 triatletas más de mi salida, pero empezamos a ver ya a muchas féminas, con lo que comienza el festival de doblados.

Girando la cuarta boya me coloco de nuevo en la cuerda, por la que me encuentro a varias chicas que hay que sortear, perdiendo el contacto con los nadadores de mi salida que tenía alrededor, esquivando triatletas llego pronto a la quinta boya, ya de pleno en la segunda vuelta, puedo mirar de reojo mi garmin y ver que la natación será algo larguilla, pero que mi ritmo es bueno y que estoy en situación óptima de carrera.

Me motivo yo solo y consigo dejar atrás a todos los triatletas que me seguían, y pasando la sexta boya logro alcanzar unos pies, unos buenos pies de los que ya no me separaría hasta el final….Formamos un grupo de 3-4 triatletas, por delante no más de 2-3 triatletas más de mi salida, con lo que conseguía cumplir con la primera parte de la prueba, habiendo conseguido nadar bien y salir en “carrera”.

Tras superar las dos últimas boyas apretamos un poco entre todos, pero no logramos descolgarnos unos a otros, la cosa esta reñida, y posiblemente entre ellos nos deberemos ayudar en la bici, con lo que es momento de empezar a visualizar la transición y el momento de tomar contacto con la bici.

Llegamos a la pasarela de salida, sin golpes y con compañerismo salimos todos en orden, reconozco a Lluís López y Eduardo Burguete, señal de que el parcial de natación había sido bueno. Transición algo larga, en la que toca avanzar algún triatleta de mi salida y alguna chica más, llegando a boxes con el corazón a mil, pero con todo visualizado para llevar a cabo de la manera más rápida posible.

unnamed (26)

Dejo el gorro y las gafas, me coloco dorsal, casco y gafas y agarro la bici saliendo al circuito lo más rápido posible. Por delante mío alguna chica más y Lluís, al que doy caza pronto y lo animo a formar tándem, me comenta que no puede tirar más rápido, así que no dudo en tomar la iniciativa y atacar ese primer repecho a ritmo fuerte, siempre pensando en cazar triatletas y nunca en ser cazado. Consigo imponer un buen ritmo, aunque sin relevo, llego tocado arriba del mismo, tomándome un pequeño respiro y aprovechando para beber, comenzaba un trozo de llano en el que me sentía bien, fuerte y con ganas, así que seguía tirando fuerte, mientras por detrás nos alcanzaba Eduardo.

Mi ritmo era bueno, pero al no tener ningún relevo, hacía que por detrás nos recortaran muy rápido. Llegó a nosotros otro triatleta tirando fuerte, nos pasó, no dudé en ponerme a su rueda, pero ese pase a base de palo no hizo más que castigarme las piernas un poco más, poniéndome más dificultades para mantener el grupo cuando este nos alcanzó un poco antes de la subida de Esponellà.

Aguanto los tirones en la subida, pero la bajada al pueblo me supera, la gente baja muy rápido, a lo loco, con más triatletas de la otra salida ya de vuelta, veo algo peligroso el tramo, decidiendo quedarme algo retrasado, manteniendo distancia prudencial y siempre factible de recuperar. Llegamos a Esponellà y giramos, subida a palos, a ritmo fuerte, resisto al final del grupo, y enlazamos con un trío de triatletas de nuestra salida, supongo que ya no quedaba ninguno más por delante, con más pena que gloria aguanto toda la subida, pudiendo dar incluso algún relevo durante el llano siguiente, algo que no tardaría en pagar y muy caro.

Los cambios de ritmo de alguno me hacen daño, y el grupo llega a romperse con unos 6-7 triatletas que cogen unos metros de diferencia sobre el resto, que formamos un grupo ahora de unos 20 triatletas. A pocos segundos otro gran grupo se acerca muy rápido a nosotros, eso nos hace acelerar un poco y seguir luchando por estar en cabeza.

Llegamos de nuevo a Banyoles, a las cercanías del lago, donde hay que hacer un bucle para completar los 20 k de cada una de las dos vueltas a realizar. En este bucle conseguimos a enlazar con los fugados, volviendo a formar un grupo grande y rápido. Así comenzamos la segunda vuelta, con la difícil tarea de aguantar dentro de ese grupo.

Me siento bien en el primer repecho, recuperando bien en el llano y dando algún relevo más, pero la nueva subida a Esponellà me hace daño, pierdo contacto con la cabeza del grupo y, al igual que durante la primera vuelta, decido no correr riesgos y bajar controlando hasta el pueblo, muchos triatletas de cara y la gente bajando sin cerebro. Prudente consigo llegar abajo confiando en poder enlazar con el grupo de nuevo, pero esta vez no pudo ser, enlacé solamente con Julio Cervantes con el que compartí la subida, enlazando posteriormente con dos triatletas más formando un cuarteto sin demasiado entendimiento. Solo pasábamos al relevo otro triatleta y yo, y pronto dejamos de poner la alegría puesta antes al ver que no avanzábamos lo que queríamos, pasamos a “relajarnos un poco”, perdiendo ya toda opción de contacto con el grupo bueno y siendo cada vez más recortados por el grupo perseguidor.

Al llegar al bucle, enlazamos con dos o tres triatletas perdidos del grupo bueno, y justo en el giro de vuelta a boxes nos enlaza el grupo perseguidor, un grupo muy grande y en el que había muchos conocidos grandes corredores, se me escapaba por momentos la opción de hacer una gran carrera….

unnamed (27)

Intento llegar a boxes bien ubicado y sin perder muchos puestos, pero de nuevo toca ser prudente y evitar aglomeraciones que puedan provocar una caída masiva. Consigo llegar bien y al bajarme de la bici siento que las piernas están algo tocadas, con lo que ya veía que en ese diez mil tocaría sufrir un poco más de lo previsto.

Llego a mi sitio en boxes, cuelgo la bici, me quito el casco y me coloco las zapas, saliendo a correr bien ubicado. Me giro la goma del dorsal e intento coger un buen ritmo, mirando siempre las opciones de seguimiento en carrera. En apenas unos metros me doy cuenta que no puedo seguir el ritmo que imponen de inicio, así que no dudo ni un momento en aflojar, respirar bien y seguir avanzando a mi ritmo.

El primer km se me hace muy largo, costoso, doloroso y con muy malas sensaciones. Durante el segundo me crezco un poco, aunque solo es un espejismo, pierdo algún puesto más pero consigo correr algo más rápido que el primero, pero pagándolo muy caro en los dos km siguientes. Me pesan mucho las piernas, no consigo correr como desearía, como quisiera y, de hecho no lo conseguiría hasta que no me conciencio que no puedo correr como desearía, sino que solo puedo correr según mi estado de forma actual, así que, tomo aire, respiro hondo y empiezo a poner mi ritmo, algo más cómodo y no tan agónico, completando la primera vuelta con malas sensaciones pero con opciones de mejorar durante la segunda.

Comienzo esta segunda vuelta con un ritmo similar a la primera vuelta, pero más suelto de piernas, más cómodo en respiración y con mayor confianza, empezando a ver con mejores ojos la carrera. Sobre el km 6 coincido con Verónica Aveni, que corre a buen ritmo, intento pegarme a ella y lo consigo intercalando algún que otro tramo con otra corredora del Fast Triatlón, también con dos triatletas masculinos más, aunque estos se quedarían algo más por delante, ahora me sentía bien, más fuerte, más confiado y eran los momentos de mejores sensaciones y ritmo en carrera….

Así encaraba el tramo final, recortando segundos con los que me habían adelantado de inicio, cogiendo más diferencias con los de detrás y pudiendo solo enlazar con algún triatleta más, al final, me quedé con hambre de 3-4 km más…..

Encaro la recta final con posterior giro a la derecha donde nos esperaba el ansiado y deseado arco de meta….mi tiempo final 2.17.26, parecido, incluso algo más rápido que mi último Banyoles, aunque sin ser referencia, circuitos distintos y salida retardada que no me favoreció en absoluto, a pesar de nadar bien, nunca tuve opciones reales de hacer un buen triatlón sin tener una carrera a pie potente. Me quedo pues con la experiencia, el hecho de haber completado un triatlón más, de sumar un buen entrenamiento de calidad y una forma de mirar con optimismo las próximas semanas camino a Ibiza.

Datos de carrera:
Distancia Olímpica 1.5+40+10
Tiempo Final: 2.17.26
Puesto General: 111
Parcial Swim: 23.37
T1: 1.43
Parcial Bike: 1.10.32
T2: 0.49
Parcial Run: 43.17

Distancias Garmin: 1.680+39.3 (301+)+10.2

Algo más de dos meses después volví a realizar un triatlón, el primer olímpico del año, pudiendo volver a disfrutar y terminar con ganas de más….no se que tiene este deporte pero nunca llega a agobiarme ni aburrime…..LOVE TRI!

A ver los que encajan en mi calendario antes del Campeonato de España de Ibiza.

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks