Marnaton Begur 7 k

Segunda prueba de la Copa Marnaton y primera travesía “larga” en mi preparación para el Estrecho de Gibraltar, primera tirada larguilla en mar de la temporada y, aunque sin demasiado ritmo, creo que me desenvolví bastante bien.
Llegaba con un volumen bajo pero similar al de las últimas semanas de entrenamiento, pero claro, faltaba la tirada larguilla de la semana con lo que desconocía como me encontraría en carrera  y como de competitivo podría ser, así que me lo tomé con cierta calma.
Desayuno como de costumbre, preparo un calentamiento a conciencia, no quiero quedarme corto ni tampoco pasarme así que lo baso en unos 30′ de carrera por montaña muy cómoda y unos 10′ de gomas antes de terminar de colocarme el traje y dar alguna brazada en Aiguablava, lugar de salida de la prueba.
Sensación de pesadez de piernas y de cuerpo en general, algo lento, falto de ritmo, aunque confío en el calentamiento hecho, de algo tendrá que servir, digo yo?!?!
Cuando me tiro al agua la noto bastante fresquita, pero en principio no me preocupo, ya que el contraste con el exterior es importante y quizás con mi calentamiento el contraste con la temperatura corporal sea también más notable, nado unos metros cómodos, centrándome en la técnica y unos metros más haciendo cambios de ritmo, saliendo de nuevo del agua para atender las últimas indicaciones de David Campà y tomarme un gel.
Todo listo, decido ubicarme por el lado derecho de la cala, quizás por el punto más alejado teniendo en cuenta la primera boya, pero que consideraba que posiblemente sería el más limpio de salida.
Por suerte para mi no me equivoco, consigo salir fuerte de inicio e ir abriéndome lo máximo posible por el exterior, evitando golpes y aglomeraciones de nadadores, en estos primeros segundos de travesía no pienso ni miro hacia delante, solo nado, intento nadar lo más rápido posible y llegar lo más lejos posible sin el estrés y agonía que puede provocar el hecho de nadar entre tanta gente.
11411619_10152807263416993_916790727495788134_o
Llego a la altura de la primera boya a la par con una chica que lleva un traje de neopreno como el mío, parece llevar un buen ritmo, y respira por el lado opuesto que yo, con lo que nos vamos viendo todo el rato y podemos nadar bien en paralelo.
No se que ritmo llevaba en esos primeros metros, pero sabía que era bastante bueno, con el grupo de cabeza a pocos metros nuestros y hasta una vez superada la tercera boya no nos pasó un grupillo algo numeroso y que llevaba un ritmo brutal, en ese grupo reconozco a Minerva Pujol, rápidamente lo descarto y sigo nadando a la par de aquella nadadora, que tampoco hace el intento de seguir a ese grupillo.
Superado el primer cabo el mar parece animarse un poco, aunque la verdad, parece una auténtica piscina, es un gustazo poder nadar así, disfrutando de un azul profundo, bonito, solitario y tan solo alterado por las patadas y brazadas de los nadadores.
Sigo nadando en paralelo con esta chica, pero ahora acompañados por 4-5 nadadores a nuestros pies, alguno algo pesado tocando brazada sí y brazada también literalmente mis pies, saco un momento para mirar mi gps y ver la distancia recorrida hasta el momento, puedo ver los 2000 metros y a un ritmo medio de 1.20/100, algo rápido, o muy rápido si teníamos en cuenta la previsión de viento de norte que había, aunque lo cierto es que yo no la notaba, no me parecía rápido el ritmo ni difícil de seguir.
Entonces reconozco a Popy que me pasa por el lado derecho, mi compañera de travesía parece querer seguirlo y aumenta un poco el ritmo, en principio soportable para mi, con lo que me animo a no perder el buen grupo que hemos formado.
Por delante la cabeza de carrera ya empieza a coger diferencias importantes, algo por detrás se ve un grupo de nadadores bastante amplio pero lo suficiente alejado de nosotros como para ser “alcanzable” a mi alrededor el grupo parece que ha crecido y ya somos unos 9-10 nadadores nadando muy a la par.
Llegamos al primer avituallamiento, el cual lo vemos solo de pasada, en una de las barcas hay un par de nadadores próximos, sin pensarlo dos veces se unen a nosotros y el grupo se va haciendo más grande, ahora es Popy y la chica quienes van delante y por detrás vas sobreviviendo el resto.
La balización de la prueba es realmente perfecta, imposible perderse y hacer muchos metros de más, boyas muy próximas unas de otras, marcando un carril ancho y estrecho a la vez, nadando muy próximos a la costa en todo momento, seguido por decenas de kayaks además de varias embarcaciones, lo que hacía complicado el hecho de poder perderse y hacer “metros de más”.
Próximo al km 4 vuelvo a mirar mi gps, buen ritmo, manteniendo el ritmo de inicio aunque ahora ya  empezaba a pasar factura, seguía con ese 1.20/100 pero ahora sí dudaba poder seguir mucho más, además, aparecía un problema importante  y que marcaría mi final de travesía.
Comenzaba a sentir frío en el cuerpo, a sentirlo de manera importante ya, aunque hacía un rato que lo sentía no es hasta ahora que se adueña un poco de mí y comienza a dificultar mi nado.
Intento controlarlo con la mente, pensar en otras cosas y por momentos parece que lo sobrellevo, resisto a cola del grupo sin perder todavía mucho ritmo de carrera, al menos respecto a mis compis de travesía.
Pasamos por la zona de Sa Tuna, donde salen los de la travesía corta, este año consigo llegar con tiempo de sobras para no ser pillado por ninguno de la corta, algo que se agradece también….
Próximos al segundo y último avituallamiento vuelvo a mirar mi gps, el ritmo ya ha bajado y bastante respecto a la primera mitad de travesía, el promedio es ahora de 1.23 y ya comienzo a no poder moverme con la soltura que lo hacía hasta el momento dentro del agua, siento que la brazada no es completa, es cada vez más corta, consigo mantener la mano cerrada e intento traccionar bien, los movimientos de piernas son algo más lentos ahora, con amagos de calambres en la planta de los pies y en los gemelos, molestándome y mucho cada vez que me tocan los pies por detrás, así que decido, poco a poco, irme dejando caer un poco a cola del grupo, confiando en poder recuperar un poco de cara a los metros finales.
Siento mucho frío en el cuerpo y aunque estoy disfrutando mucho de la travesía, este no me deja disfrutar todo lo que quisiera…pierdo contacto con el grupo, me quedo solo por detrás, intentando controlar el frío con la mente.
Quiero creer y sentir alguna corriente más cálida, intento recuperar sensaciones de nado, pero sigo sin poder hacer una buena brazada como al principio, pero sigo luchando y sin rendirme consigo llegar próximo al grupo con el que había compartido casi toda la travesía.
Parece que el frío o la sensación de frío se atenúa un poco, pero es solo una sensación, aumento el ritmo pero, esa brazada “corta” no me deja progresar como quisiera quedándome a cola de ese grupo.
Ya viéndola última de las boyas grandes que marcaba uno de los últimos giros y la entrada a Sa Riera decido apretar  un poco más, miro el reloj y escasos 400 metros por delante, el objetivo estaba a tocar, pero había que rematar la faena.
Miro el reloj y el ritmo ha vuelto a bajar y bastante, promedio de 1.26 ahora con lo que disfruto esas últimas brazadas y de ese ambientazo que hay en la zona de meta.
Llego a la orilla, me pongo en pie y veo que no puedo correr, estoy completamente helado, cruzo meta y, por fin, termina ese duro y frío camino recorrido…..tras 1.40.47 de travesía.
unnamed
Una travesía realmente bonita, podría decir que junto a Cadaqués, uno de los mejores lugares para disfrutar de la natación de aguas abiertas, además, claro está de la distancia, esos 7 k que, aunque me resultaron bastante “cortos” y amenos, fueron también bastante sufridos.
Datos de Carrera Garmin 910
Distancia: 7010
Brazadas: 3858
kcal: 2291
Ritmo Medio: 1.26/100
m/brazada: 1.82
Puesto General: 30
Tiempo Chip Real: 1.40.47
Contento con las sensaciones, los ritmos y sobretodo por haber podido disfrutar de la travesía en un marco espectacular, bajo una organización de 10 y acompañado por mi familia.
Impresionante la sensación de seguridad al nadar y con un avituallamiento final perfecto y muy de agradecer. Pensando ya en la tercera prueba de la Copa Marnaton en apenas 3 semanas, también en la Costa Brava y en otro de mis lugares favoritos para nadar, solo espero que allí las medusas se alejen y nos dejen disfrutar tanto o más que aquí en Begur.
Próxima parada, 5 k de Mataró, a seguir sumando metros de mar!

3 Comentarios

  1. Sabi Kini says:

    Ei! Yo soy esa chica que iba contigo casi toda la travesía!

    • Robert Mayoral says:

      Hola Sabi, pues a ver si coincidimos en alguna más, eso sí, sin descolgarme al final….encantado!

  2. Sabi Kini says:

    Eii!!

    A ver si nos vemos en Sant Feliu pues!!!
    Un saludo!

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks