Half Ametlla de Mar

Llegó el ansiado debut en triatlón este 2015, este año el Half de l’Ametlla de Mar fue el elegido para debutar, una prueba de excelente organización en un marco espectacular, una prueba que, estoy seguro, habrá dejado y dejará huella en más de un@.

Natación entre dos preciosas playas, agua cristalina, fría, limpia, nada que envidiar a las bonitas calas de la Costa Brava, circuito a una sola vuelta con salida de una playa y llegada a otra, desconocía este lugar y debo decir que me encantó, tiene algo…no se decir qué, pero tiene algo. Sector de Bici a cuatro vueltas por carreteras de buen asfalto y de cierta exigencia para el triatleta, en definitiva un circuito divertido para el ciclista y para disfrutar como un cochino si se está fuerte o se llega en forma. Carrera tan bonita como dura, a tres vueltas con un poco de todo menos llano, carrera durilla para terminar de poner a cada uno en su sitio.

Rutina diaria para el desayuno, calentamiento y demás, todo a punto en boxes y nos dirigimos con Dani a la salida, esto estaba a punto de comenzar. Calentamos un poco en seco y luego braceamos un poco en el agua, demasiado fría para mi gusto, hay días en que el cuerpo sienta más el frío o al que le afecta más la climatología, y este en concreto me afectó bastante.

A punto para la salida, decidido el lado por el que salir e intentar llegar bien ubicado a la primera boya, como siempre falto de velocidad, pero no por ello falto de ganas e ilusión, por suerte, la salida fue bastante limpia y sin golpes, al menos, yo no recibí más que un pequeño roce en el giro de la primera boya.

Nadando en carrera no siento el agua tan fría como en el calentamiento, o parece que no la siento así, una vez pasada la primera boya y camino a la segunda comienzan a destacarse un pequeño grupo de nadadores, de momento la distancia que me separa de ellos es poca, pero ya apuntan a que se van a marchar fácilmente.

Sigo nadando a mi ritmo y me veo junto a Dani y Joan Capdevila, con lo que doy por bueno mi lugar en carrera, sin pensar en nada más fijo mi mirada en la siguiente boya, el circuito está muy bien delimitado por boyas grandes, visibles y bastante próximas unas a otras, con lo que perderse o distanciarse de ellas resulta algo complicado.

Veo que el grupo delantero tiende a irse un poco más mar adentro, yo decido cerrarme al máximo al circuito, es entonces cuando me quedo nadando solamente con Dani, Joan pasa a nadar unos metros por detrás nuestro pero siempre a nuestra estela. Intento ponerme en paralelo con él, pero el ritmo que lleva es demasiado alto para mí, todavía no he entrado en calor y cada vez siento más fría el agua, aunque las sensaciones nadando son buenas. Llegamos muy pronto al punto de giro, al más alejado, a la altura del puerto, momento en que ya llevamos más de la mitad del recorrido y que toca volver hacia atrás, camino de la segunda playa, donde terminaríamos este primer sector. El grupo delantero está formado por unos 6-8 triatletas, no más, pero están lo suficientemente lejos para no poder ser alcanzados por nosotros, y no sería porque no lo intentamos de vuelta, Dani hizo un par de cambios de ritmo importantes pero no pudimos llegar a la cabeza de carrera, quedándonos al frente de un segundo grupo, pero siempre metidos en carrera.

La vuelta me pasa incluso más rápido que la ida, aunque la sensación de frío se apodera de mí, no siento las manos, soy consciente que no puedo cerrar la mano para nadar en condiciones y el dedo meñique se me queda como muerto y separado de los otros, una sensación horrible y nada agradable. Consigo no perder la estela de Dani y salir junto a él, liderando el segundo grupo y saliendo entre los 10 primeros, en plena carrera, donde siempre nos gusta estar, de momento, la cosa iba sobre la marcha.

22716_1641102152776947_2507787736949734449_n

Larga transición, primero cruzar la playa, luego subir una rampa hasta la calle para bajar luego hasta la zona del puerto donde estaban ubicados los boxes, soy incapaz de coordinar movimientos con mis manos y preciso de la ayuda de Dani para que me tire del velcro y poder así quitarme el traje, momentos de estrés, de nervios….

Hasta estar en boxes no soy capaz de quitarme el traje, consigo quitármelo con más facilidad de la prevista, pero al intentar ponerme el mallot de ciclismo no puedo abrocharme la cremallera del mismo, no tengo tacto en los dedos, no puedo hacer fuerza y por tanto no puedo abrochármelo, así que después de varios intentos y ver como la T1 se ha alargado más de la cuenta y que he perdido el tren de carrera salgo tal cual a por la bici.

Primeros km tendiendo a subir, primero saliendo del puerto, luego camino al circuito donde deberíamos dar 4 vueltas, un viento importante, en contra, muy molesto, muy duro hace que el terreno ya de por sí exigente se convierta en extremadamente duro, los simples repechos parecen largos puertos y si a ello añadimos la pesadez tremenda de piernas que tenía pues imaginaos.

Intento dar fuerte a los pedales, recuperar puestos, pero mi ansia me puede y no consigo otra cosa que congestionar piernas a tope y hacer que estas no tiren más, siento las piernas duras e hinchadas a tope, como si quisieran estallar, quiero andar fuerte pero no tiro más, aunque me resisto a desistir y sigo luchando con todo.

Siento que el desgaste es importante, pero quiero pensar que todo lo que ahora es en contra, luego será a favor y que ya podría recuperar, ahora debía luchar por no perder más puestos en carrera y, si podía, recuperar alguno más.

11053308_1641102216110274_4085142977186241274_n

Pero lejos de recuperar solo puedo experimentar que los km tardan en pasar, que el viento arrecia y que no hago más que perder puestos, algo que no debería afectarme, ya que en este tipo de pruebas la lucha es contra el crono y uno mismo, pero que sí me afecta, poco a poco me voy viniendo abajo, resignado y luchando con lo poco que tengo dentro intento mantener el tipo, así vuelta a vuelta, hasta completar las 4 vueltas de que consta el circuito.
El circuito es bonito, y algo exigente, no creo que fuese excesivamente duro si no fuese por el fuerte viento que azotaba por allí, además un viento muy molesto que solo beneficiaba realmente en unos 4 km del circuito, el resto o pegaba totalmente en contra o pegaba lateral y en contra.
Era un espectáculo seguir la carrera y ver la evolución de la misma, con grandes recitales ciclistas y alguna que otra explosión, sobretodo en la cuarta vuelta.
Las dos primeras vueltas fueron las peores para mi, también las que perdí más puestos, muchos….demasiados, ya no tantos en la tercera mientras que en la cuarta ya conseguí crecerme un poco, venirme arriba, confiar en mí y, al ver el flojeo de más de uno poder apretar un poco más, la última fue mi mejor vuelta, ya no solo en sensaciones sino también en ritmo algo que me vino muy bien para afrontar la carrera pie.
En la carrera quería haber probado alguna cosilla de alimentación, pero debido a la peligrosidad provocada por el viento, pasé con mis dos bidones y con 4 geles, sin más…soltar el manillar me daba pánico!
Conseguía terminar la bici, sin percances, sin caerme, eso sí muy reventado, aunque no del todo, todavía tenía algo dentro para la carrera pie que, aunque no conocía del todo el circuito sabía que iba a ser dura.
Terminada la cuarta vuelta toca hacer de nuevo el enlace hasta boxes, un tramo favorable que aprovecho para soltar un poco piernas, ya no tenía esa sensación de que me iban a explotar pero sí las sentía muy muy cargadas, así que di un poco de cadencia al pedaleo y agilidad para llegar algo más oxigenado a la carrera.
Al bajar de la bici, por momentos, hasta sentí dolor al impactar con el suelo, pero fue llegar hasta mi box, colgar la bici, quitarme el casco, ver a Pau haciendo fotos  y animándome y cambiar el chip, me coloqué bien los calcetines, las zapas, cogí los 3 geles que tenía previstos para la carrera, la gorra y salí a por todas…con mentalidad ganadora, a partir de ahí solo podía recuperar puestos.
Dani sigue por delante mío, incluso me ha ganado algún minutillo más en bici, así que lo de correr pareados tendrá que ser en otra ocasión.
Decido salir fuerte ya de inicio, sin hacer lo que tenía previsto de inicio, aunque siempre guardando un poco, al ser un circuito de 3 vueltas, la primera siempre la uso para inspeccionar un poco el terreno, aunque sin dormirme, y lo cierto es que conseguí ser muy regular durante toda la carrera y casi clavar en tiempo cada una de las 3 vueltas.
11149310_1641102422776920_4789372121932186832_n
Ya en el primer km avanzo dos puestos, luego sigo luchando con otros dos corredores un par o tres de km, finalmente los puedo avanzar bien y coger unos metros de diferencia, pero es a partir de la vuelta, del punto de giro camino a meta donde comienzo a pasar a más corredores, allí me crezco por momentos y empiezo a disfrutar la carrera al máximo.
Voy tomando referencias con algún amigo, compañero y/o conocido para ver como va evolucionando la carrera y, realmente mola llegar “entero” o con gas a la carrera y no exprimido como otras veces, hacer una carrera de menos a más siempre es gratificante, pero hacerlo así en un tri, creo que nunca antes lo había conseguido.
No me pongo metas, voy paso a paso y a mi ritmo, controlando la zancada, la hidratación y la comida, jugando con mis fuerzas en las subidas y dejándome llevar en las bajadas. El circuito es un continuo rompe-piernas, poco llano hay y eso pasa factura a más de uno que se había excedido en la bici.
Quién me iba a decir que en la carrera a pie sería donde más podría disfrutar en un triatlón??? jajajaja pues en esta ocasión así fue.
Algún corredor más pasé en la segunda vuelta pero no fue hasta la tercera, ya con la mayoría de triatletas corriendo, a excepción de los primeros que ya habían terminado, que conseguía pasar al máximo de triatletas, recuperaba así muchos de los puestos perdidos en el sector de bici, conseguía terminar con buenas sensaciones, con buen sabor de boca, sintiéndome fuerte, más o menos recuperado del golpe psicológico sufrido en bici y contento por haber superado los baches encontrados en carrera.
Muy contento con la última vuelta, con la mitad del triatlón, con la respuesta del cuerpo tras una semana con  mucha carga.
Finalmente termino algún segundo por debajo de las 5 horas, una vez más se me iba algo más largo del tiempo previsto, pero ya se sabe hacer suposiciones sin saber puede conllevar errores, mi tiempo final 4.59.44, ocupando el puesto 29 general. 4 o 5 puestos por detrás de Dani, hay que ver como aprieta la juventud en estas pruebas tan cortas…
Datos de carrera:
1.9 k swim + T1: 29.02
90 k bike : 2.55.47
21 k run + T2: 1.34.56
Puesto 29 general
Próxima cita el Doble Olímpic Terres de l’Ebre, otro de mis clásicos últimamente en el calendario camino del Ironcat, de nuevo llegaré tocado, pero espero que no hundido, a la carga de esta semana pasada y el propio half, habrá que añadir una semana más de muchas horas de entreno, muchos km más a las piernas y probar como responde el cuerpo en fatiga.
Esto de “competir” sin estar preparado para ello resulta algo durillo, estar en carrera con la sensación de querer y no poder es algo doloroso y que puede afectar más de lo que debiera al rendimiento, pero bueno, es algo que hay que asumir, aprender y practicar, nadie nace enseñado….espero poder sacar alguna conclusión positiva de esta carrera y “ganar” algo en la próxima.
Diversport ha puesto el listón muy alto en cuanto a organización de tris para esta temporada, hay que puntuar con excelente la organización de la prueba, el entorno y los recursos disponibles para la misma…..un honor y un placer haber formado parte de esta primera edición del Half de l’Ametlla.

Clasificaciones

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks